087

TOTAL PARTICIPACIONES

Lea aquí lo que estaba
sucediendo en el país:

Mayo - Junio 17

  • 1 A 87
  • 86 en total

Queremos un presente contado por las voces de todos, por eso convocamos a los paraguayos a responder en un minuto estos interrogantes y aportar su relato a esta historia.

¿Cómo afecta su vida cotidiana la violencia que se da por la lucha por la tierra y la militarización de la zona norte del Paraguay? ¿Cómo se siente hoy con respecto a estas situaciones?
¿Mba' eichapa nde reñandu opokoha nde rekove rehe mba'evai oúva yvy jeipota rupi ha militarización oñemboguatáva zona norte paraguáipe? ¿Mba'épa reñandu ko'â mba'e renondépe?

Mayo - Junio 17

Lo que estaba sucediendo en el país...

Una historia hecha de tierra, versiones encontradas y violencias sútiles y evidentes 

Desde el final de la guerra contra la Triple Alianza (1870), la falta de registros adecuados, de instituciones transparentes y las sucesivas prácticas de corrupción política profundizaron el problema de la concentración de tierras en Paraguay.  A tal punto, que de los 31 millones de hectáreas explotadas actualmente por el sector agropecuario, la agricultura familiar solo emplea 1,9 millones (CADEP 2016). Esta desigualdad pronunciada ha desatado numerosos enfrentamientos entre los que reclaman las tierras como los campesinos e indígenas y los dueños de grandes extensiones de tierras, la mayoría de ellos colonos brasileños.

Los conflictos ocurren principalmente en el interior del país, donde el Estado tiene escasa o nula presencia, existe poca visibilidad mediática y los organismos encargados de la  seguridad civil y jurídica (policías, militares, fiscales y jueces) actúan generalmente a favor de los grandes empresarios, permitiendo a los mismos abusar de la fuerza y otorgando impunidad a cambio de beneficios económicos, como lo han denunciado en varias oportunidades los medios de comunicación.

En ese contexto, surge en el 2004 el Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP). Un grupo armado ilegal del que se habla en diversos lugares y escenarios, pero cuya existencia es, incluso, puesta en duda por habitantes de diversas zonas del país.  Entre las versiones que circulan sobre la existencia, el carácter y las acciones del EPP (que se autodefine como una guerrilla marxista-leninista) están, entre otras, la que han ido posicionando los gobiernos de turno que se refieren a sus integrantes como "narcoterroristas y criminales" eliminando cualquier posible lectura política del fenómeno, las de algunas organizaciones campesinas que le acusan de ser funcional a los intereses de los grandes terratenientes y la de algunos analistas y periodistas (en particular los que no viven y ejercen en la zona) que insisten en que no solo existe como organización, sino que es vista con cierto agrado por algunos de los sectores más pobres y necesitados de la población.

En un intento por erradicar el EPP, el Gobierno de Horacio Cartes optó por militarizar la zona norte del país, creando mediante el decreto N° 103/2013 la Fuerza de Tarea Conjunta (policías y militares). A casi cuatro años de su creación, antes que resultados positivos, el organismo fue acumulando denuncias por abuso de autoridad, rivalidades internas entre policías y militares, y malversación de millonarios recursos recibidos. Ante estos resultados, hasta los legisladores se preguntan si se debe dar continuidad a la estrategia y mantener la FTC.

En particular, cuando se señala a su ineficiencia como uno de los factores que incidió en la aparición de dos grupos similiares al EPP: la Agrupación Campesina Armada (ACA) y el Ejército del Mariscal López (EML).

1

Injusticia

2

Indignación

3

Conmoción

4

Miedo

5

Tristeza

6

Incertidumbre

7

Bien

8

Calma

9

Satisfacción

10

Esperanza

11

Felicidad

12

Euforia